dilluns, 24 de gener de 2011

En recuerdo de Leslie Nielsen

Ayer volví a ver “Aterriza como puedas” una película que ha marcado mucho a los de mi generación por ser la precursora del género del humor absurdo.

Me trajo nostalgia de cuando la vi por primera vez y en el colegio la comenté con mis amigos con ese énfasis infantil y nos reíamos una y otra vez recordando las tonterías de la película.

A pesar de que habré visto la película quizás media docena de veces, cada vez descubro nuevos gags que no había advertido antes, ya fuera porque me pasaron desapercibidos o porque todavía no tenía la comprensión suficiente para ello.

Y de todo el tinglado, lo que más destaca es el gran Leslie Nielsen, un actor con una vis cómica increíble, que tiene la gran habilidad de hacer reír al público sin casi hacer muecas ni caer en el histrionismo, simplemente mostrándose indiferente a las situaciones absurdas que se sucedían.

Leslie Nielsen, después de “Aterriza como puedas” protagonizó también otra saga mítica del humor absurdo, la mal traducida al español “Agárralo como puedas” que también ha marcado mucho la memoria cinéfila de mi generación por gags brillantes.

Para un cómico como Andreu Buenafuente, conocer al gran Leslie Nielsen en persona, debe ser algo así como si un aficionado al futbol conociera al mismísimo Maradona. La futura entrevista fue noticia destacada en los periódicos, y fue anunciada a bombo y platillo por la cadena.

No suelo ver nunca el programa de Buenafuente, pero ese día me quedé despierto. Me imaginaba el diálogo entre dos grandes del humor, con grandes improvisaciones llenas de chispa, además de una oportunidad única para conocer mejor al octogenario actor, único en su género.

Sin embargo, lo que Buenafuente hizo fue faltarle al respeto. No hubo preguntas sobre su carrera profesional, ni sobre su vida personal. A Buenafuente no le interesaba saber anécdotas de rodaje de sus películas, ni cómo empezó, ni por qué decidió dedicarse a esta profesión, ni lo que pensaba de España… etc. A Buenafuente solo le interesaba ver a Leslie Nielsen diciendo “te das cuen”, o simulando que se tiraba pedos con una máquina que supuestamente el actor suele llevar envima, lo que por supuesto provocó el entusiasmado aplauso del público.

Luego, para amenizar la entrevista aparece Berto y poniéndole el culo casi en la cara hace como que se tira un gran pedo ayudado de los efectos de sonido.

Leslie Nielsen es sin duda uno de los mejores cómicos del cine americano de los últimos 50 años, y por ello cada vez que recuerdo el trato vejatorio que le dio Andreu Buenafuente en su programa, no puedo menos que indignarme y sentir vergüenza ajena.

Poco meses después, Leslie Nielsen fallecía.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada