dimecres, 28 d’abril de 2010

Tratar con la Administración Pública



Cierto día una mujer cayó en la vía pública, fue atendida por la Guardia Urbana y llevada por unos particulares bondadosos a un centro médico para que la atendieran.

Posteriormente quiso hacer una reclamación al Ayuntamiento de Barcelona por este hecho así que solicitó el atestado o informe que la Guardia Urbana hizo en su día sobre esta atención y para ello dirigió un escrito a la Oficina d’Atenció al Ciutadà del Ayuntamiento de Barcelona.

Al cabo del tiempo, como no le decían nada al respecto, llamó al Ayuntamiento de Barcelona, quien le dio el teléfono de la central de la Guardia Urbana, quien a su vez le dio el teléfono del distrito donde había tenido lugar el accidente, que a su vez le dio el teléfono de la Oficina de Accidentes, que a su vez le dio el teléfono de la Oficina de Información y Trámites, este último teléfono no es nunca atendido.

Lo mejor es cuando uno de los varios funcionarios que le atendió dijo que la gestión de estos asuntos estaba centralizada en un solo departamento porque de lo contrario seria un caos.

Este es solo un episodio más del via crucis que significa tratar con la Administración Pública en España.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada