dilluns, 31 d’agost de 2009

Libertad de horarios ya!


No consigo entender por que no hay libertad total de horarios ¿a quién se perjudica?

Puedo entender que la Administración Pública intervenga en economía para proteger a los consumidores y usuarios, o a sectores desfavorecidos como los discapacitados, o que defiendan el interés general promoviendo políticas de protección del medio ambiente, de evitación de riesgos, para estimular la economía... todo eso lo entiendo. Pero la política de obligar a alguien a que cierre su negocio para no perjudicar a la competencia, ¿por qué lo hacen? ¿cuál es el beneficio de ello? supuestamente es para defender los intereses del pequeño comerciante, pero ¿qué ocurre cuando el pequeño comerciante no es competitivo y no se hace nada para incentivarlo?

Puedo entender que si el pequeño comerciante no puede competir con las grandes superficies porque no tiene recursos para abrir su tienda 24 horas, la administración le ponga facilidades para que contrate a empleados que le ayuden a llevar ese comercio, pero lo que no me cabe en la cabeza, es que la solución sea impedir que el competidor avance y mejore, es decir, que en lugar de ayudar al desfavorecido para que se pueda poner a la altura del más favorecido, se perjudica al favorecido impidiéndole que mejore. Sería algo así como si para insertar a los parapléjicos en la sociedad, obligaran al resto de ciudadanos a ir en silla de ruedas.

Otro ejemplo, una marca de coches descubre un nuevo avance técnico que mejora las prestaciones del vehículo, haciéndolo más competitivo, entonces va el gobierno y dice que no puede incorporar este adelanto porque perjudicaría al resto de marcas de coches que todavía no lo tienen. Dicho de otro modo, se cargan el capitalismo, ponen palos en las ruedas de la economía y desincentivan la competitividad.

Teoría sobre los hombres y las mujeres


Tengo una teoría que explica en cierto modo el comportamiento de los hombres y mujeres.

Cada persona, durante el proceso de gestación se decidió que tenía que ser hombre o mujer. Luego el sexo acaba determinando lo que en realidad serán, pero a veces pueden darse situaciones que todos hemos vivido.

Antes de seguir explicando, quiero decir que esto no tiene nada que ver con la homosexualidad o el transvestismo... etc.

Hay personas que en algún momento previo a desarrollarse el sexo del feto iban encaminados a tener un determinado sexo, entre el tercer y cuarto mes se forma el sexo de verdad, que puede coincidir con la dirección original o no.

Cuando coincide con la dirección original, nos encontramos con mujeres-mujeres, que se caracterízan por ser muy femeninas, y con todos los rasgos de la feminidad, es decir, pueden hablar durante horas y horas, preocupación obsesiva por su aspecto físico, gran tendencia a la espiritualidad, gran empatía, poca competitividad y mucha capacidad de colaboración, nulo interés por la política y los deportes, y además suelen sentirse completamente a gusto entre mujeres. Este tipo de mujeres ven a los hombres como seres de otro planeta cuyo comportamiento es poco menos que incomprensible. Por regla general no tendrán amigos del otro sexo a no ser que sean gays.

Luego tenemos los que iban para hombres y efectivamente han terminado siendo hombres, son los hombres-hombres, de modo que serán hombres muy varoniles, clásicos machos competitivos, poco empáticos, con tendencia a la agresividad y que el recurso a la violencia física es algo contemplable (no estoy hablando de violencia de género) es decir, en una discusión de tráfico, en una discoteca con alguna copa de más... etc. pueden llegar a enfrentarse con otros machos, tiene sed de poder, le gusta la política, los deportes en general, la velocidad, los coches caros... suelen sentirse a gusto con otros hombres-hombres, aunque el sentido de la amistad lo tienen un poco limitado, y también verán a las mujeres y "sus cosas" como algo que está más allà de la comprensión humana. No tienen amigas.

Normalmente estos dos tipos de personas se sentirán muy atraídas la una por la otra.

Luego tenemos aquellos hombres que originalmente iban para mujeres pero el azar de la genética les ha hecho hombres. Son los hombres-mujeres. Ello no significa en absoluto que les gusten menos las mujeres, no tiene nada que ver, solo que tendrán un lado femenino más desarrollado, lo que significa que tendrán un gusto muy elevado por la conversación, serán más empáticos que los hombres-hombres, escucharán más, tendrán una espiritualidad más profunda y desarrollada, y se relacionará con otros hombres-mujeres y con mujeres-hombres.

Por último tenemos las mujeres-hombres, lo mismo que antes pero al revés. Serían aquellas mujeres que tienen un fuerte lado masculino, que sin perder feminidad no se sienten 100% identificadas con las mujeres-mujeres, y en su fuero interno las desprecian. Suelen ser mujeres muy inteligentes y pueden tener amigos de ambos sexos.

Evidentemente que estos dos últimos tipos admiten una amplísima variedad de grises entre ellos, y los dos primeros es difícil que se den en puridad, pero bueno, es la "teoría de bar” que aquí lanzo por si puede ayudar a alguien a reflexionar.

El pan en Barcelona


Es curioso como en general, todos los productos del mundo tienen la tendencia a ser cada vez mejores, pero hay uno, que encima es el más básico, el pan, que cada vez es peor.

En cualquier panadería de Barcelona, no importa a cual vayas, te dan un pan que unas pocas horas más tarde está blando y elástico como un chicle o duro como una piedra. Como es natural, el consumidor se ha terminado acostumbrando a esa bazomia y tiene asumido que comer pan comprado el día anterior es imposible, se da por hecho que el pan tiene que ser fresco del día o ya no sirve.

Luego basta que nos vayamos a algún pueblo alejado de las grandes urbes, para poder comprar pan de verdad, del que dura una semana fresco. Cuando nos preguntamos por qué este pan no se vende en la ciudad, alegamos inconscientemente que en un pueblo tendrán mejores mecanismos para hacer un pan de mejor calidad, como horno de leña y todo eso. Y yo me pregunto, con la tecnología actual no es posible reproducir los hornos de leña y hacer pan en cantidades industriales, ¿es que no hay avances químicos suficientes que impidan que el pan se estropee el mismo día? ¿por qué el consumidor no se queja y acepta que le cobren 1 euro por una barra de pan de una calidad terrible? ¿como es que no hay panaderos que decidan vender pan de mejor calidad que dure varios días fresco? estoy seguro que si sale este producto, el consumidor está dispuesto a pagar mucho más, más del doble o incluso el triple por un pan de verdad, y no la porquería que nos venden en las grandes ciudades.

dimarts, 25 d’agost de 2009

Sagrada Família, la verguenza de Barcelona.


La Sagrada Familia supone ser el orgullo de Barcelona, sin embargo a mi me produce verguenza.


Verguenza porque es incomprensible que lleve más de 100 años construyéndose y todavía queden otros 20 para verla terminada.

Siempre que lo pienso en voz alta, todo el mundo reacciona dando dos pseudo-explicaciones que se repiten como si fuera un mantra:



- Todas las grandes obras requieren de siglos para ser terminadas.

A lo que yo respondo: sí, pero con los recursos de la época. Hace 100 años también se tardaba todo un día para llegar a Mataró. En construcción el avance de la tecnología ha sido tan brutal como en el resto de sectores, y lo que antes requería varios años, hoy en día se puede hacer en cuestión de horas. Vale que la Sagrada Familia sea una obra inmensa, pero otras grandes obras se han terminado en poco tiempo, porque había dinero suficiente.

La catedral de Santa Maria del Mar, fue terminada en 50 años en el siglo XIV.


Y la segunda pseudo-explicación es:



- Al ser un templo expiatorio, solo se puede construir con las donaciones privadas.

Desde que se empezó a construir hasta hoy, las circunstancias han cambiado mucho, y lo que en su momento tenía sentido, ahora ha quedado completamente desfasado y esta obligación (que ya me gustaría saber hasta qué punto lo es), no impide que se puedan hacer mil artimañas legales para posibilitar la entrada de dinero público. Todas las iglesias fueron construidas con donaciones privadas pero luego se convirtieron el patrimonio nacional con lo que su conservación pasa a ser responsabilidad del estado... Venecia se construyó con fines militares y privados, y sin embargo cada año recibe grandes cantidades de dinero público para su conservación, no solo del estado italiano, sino de la Unesco, porque se entiende que es un patrimonio mundial... en fin, que el último problema de todos, debería ser este.

Y yo me pregunto: Cuando se empezó a construir ¿los promotores (una asociación de devotos de un santo) querían que se convirtiera en una marca comercial que generaría cantidades ingentes de dinero por ingresos del turismo?


Alrededor de la Sagrada Família se ha construido una gran industria turística de la que viven centenares de negocios, desde los hoteles hasta los puticlubs, pasando por la restauración, el ocio nocturno, los organizadores de eventos, vendedores de souvenirs... ¿No sería justo que estos comercios que se han lucrado gracias a este monumento, paguen una tasa cuya recaudación vaya justamente para acabar de construirlo y conservarlo? a fin de cuentas esa inversión revertirá directamente en sus propios negocios.

Y en última instancia, si realmente fuera imposible la inyección de dinero público, ¿no sería posible organizar una red de “donaciones” de estos establecimientos o hacer una gran campaña recaudatoria mundial para terminar esta obra de una vez?


Sea como sea, cada vez que amigos de fuera vienen a visitar Barcelona y los llevo a ver la Sagrada Familia, todos se quedan sorprendidos de que todavía se esté construyendo. Indefectiblemente, preguntan cuando empezó a construirse, y cuando les digo que hace casi 130 años, todos ponen los ojos como platos y preguntan por qué no se ha terminado en todo este tiempo. Les doy las explicaciones clásicas con poco convencimiento, y aunque lo disimulen no pueden evitar su incomprensión. Seguidamente preguntan cuando está previsto terminarla, y cuando les digo que en el 2026, siempre que no se retrasen como ocurre con todas las obras, entonces es cuando ya no pueden ocultar su sorpresa y siempre tienen que hacer algún comentario jocoso que suele relacionarse con la lentitud y mítica holgazanería de los españoles.

Impide que el cliente se queje


Cada vez es más normal que una empresa impida y limite la capacidad del cliente de comunicarse con ella. Por ejemplo, la empresa www.amen.es, que vende hosting y dominios, tenía un teléfono de atención al cliente, de modo que cuando había un problema, que en este sector es lo habitual, llamabas y te lo solucionaban en línea, o al menos había un técnico al otro lado con el que podías entablar un diálogo fluído. Ahora han eliminado toda posibilidad de contacto telefónico y el único modo de contactar con ellos es por mail, así que podéis imaginaros como se ha ralentizado el sistema de solución de incidencias, y un diálogo de 2 minutos tipo:

- Prueba esto.
- No funciona.
- Entonces prueba esto otro.
-Tampoco funciona.
- ¿Qué te sale en la parte derecha de la pantalla?"

Ahora se ha convertido en:

- Pruebe esto.
- Perdón, no entiendo a qué se refiere cuando dice "esto", le ruego que sea más explícito.
- Me refiero a desactivar la opción que aparece en la parte izquierda del menú principal.
- Ya lo había probado antes de contactar con ustedes y no funciona.
- ...

Con todo esto han pasado 3 días y tu con tu web colgada o con la cuenta de email sin funcionar, con todos los perjuicios que aquello implica.

Aunque esta nueva política de impedir la comunicación con el cliente no es nueva. Las compañías de telefonía, te piden que mandes un fax para hacer una reclamación escrita. Y tu te preguntas, ¿por qué un fax? ¿qué tiene de malo un mail?
Cuando le preguntas a la chica que atiende la llamada como es que una empresa que se dedica a vender tecnología no tiene una puñetera dirección de correo electrónico donde poder mandar una reclamación y tenga que recurrir a una tecnología obsoleta como el fax, la reacción es la misma que si le preguntaras cuál es la composición química del ácido clorhídrico, se queda callada unos segundos y te repite lo mismo que te ha dicho antes. Está claro que no todo el mundo tiene un fax a mano, la gran mayoría desterramos esta tecnología años ha, y por la sola molestia que supone tener que encontrar un fax, mucha gente ya queda desincentivada de mandar la reclamación. Esta técnica de obstaculizar lo máximo posible la comunicación del cliente con la compañía, es detestable y atenta contra los derechos del consumidor, pero a fin de cuentas es una compañía privada y lo que busca es minimizar los gastos, por tanto quien debería defender nuestros intereses como consumidores son los poderes públicos, pero resulta que estas mismas instituciones que nos deberían defender, lo están imitando, como la compañía que presta el serbicio del Bicing.

Pero lo que ya es el colmo del abuso, es la táctica que están utilizando las empresas de vuelos low cost, que tienen como número de atención al cliente un 807 que cuesta hasta un euro y medio por minuto. Es decir, que si tienes un problema (seguramente generado por la propia compañía) y tienes prisa por solucionarlo con cierta rapidez, no te queda otra que gastarte tu dinero y llamar a un teléfono, que para más inri, seguramente estará atendido por una máquina que te dirá todas las opciones del mundo menos la de ser atendido por una operadora, y si consigues que finalmente te pasen con una operadora, será una pobre chica que con muy mala formación, y peor sueldo, no tendrá ni puñetera idea de como ayudarte, que hablará como una autómata, te pondrá en espera infinitamente... en fin, nada que por lo que cualquiera de nosotros no haya tenido que pasar muchas veces a lo largo de su vida cuando trata con empresas de telefonía. Finalmente colgarás indignado y la broma te habrá costado 30 euros y encima buena parte de ese coste habrá ido a parar a las arcas de la empresa que te está haciendo la vida imposible.

Espero que más pronto que tarde alguna autoridad meta mano a estas compañías e impida estos abusos, porque el mercado no parece que las penalice.

dilluns, 24 d’agost de 2009

No tengo puntos débiles


No sé si habéis visto la película Pumping Iron. Es una especie de documental acerca del concurso de culturismo Mr. Olympia del año 1975. Es una película de culto para muchos, y tiene especial trascendencia porque acerca por primera vez el mundo del culturismo al público en general y se puede ver a un jovencísimo Arnold Schwarzenegger explicando su filosofía de la vida.

Si tengo que destacar un solo momento de toda la película, sería uno en que Arnold dice "no tengo puntos débiles". Lo dice con convencimiento y no por arrogancia. Y con ello lo que viene a decir, no es que él sea perfecto, que lo parieron así, sinó que cuando detecta un punto débil trabaja para fortalecerlo hasta que deja de ser débil, no tolera tener puntos débiles, no acepta vivir con ellos.

Algo que es tanto de sentido común como esto, la mayoría de personas no lo aplica, y asume y convive con sus puntos débiles con toda naturalidad.

A veces tenemos ciertas debilidades que arrastramos durante mucho tiempo, por no decir siempre, y encima esas debilidades nos suelen molestar, nos condicionan, pero es una molestia de baja intensidad y por tanto soportable.

Solucionar esas debilidades cuesta relativamente poco, basta un pequeño esfuerzo y ese punto débil se irá para siempre, es la mejor y más inteligente inversión de tiempo y esfuerzo, y sin embargo no lo hacemos. Y es que sabemos que es así y siempre que tropezamos con dicha debilidad nos decimos a nosotros mismos que un “día de estos” nos tenemos que poner en serio y pegarle caña a ese punto débil para eliminarlo y convertirnos en personas más fuertes, más completas, mejores y con un nuevo y más amplio campo de visión, sin embargo no lo hacemos.

Nada mejor que ilustrarlo con un ejemplo personal: llevo toda la vida utilizando Excel, tanto para propósitos personales como profesionales. Lo poco que sé de Excel ha sido por ensayo y error, por la práctica pura y dura. Muy esporádicamente acudo a google o a la ayuda del programa, pero solo como último recurso.

Ésta es una debilidad de siempre que así seguirá siempre. Continuaré utilizando Excel y seguiré con mi desconocimiento del mismo aún a sabiendas de que no estoy explotando ni el 1% de todas las posibilidades que ofrece.

¿Qué costaría curar esa ignorancia?

Quizás una inversión de apenas un par de horas haciendo un tutorial autodidacta que me puedo descargar fácilmente y gratis.

Conozco y reconozco la debilidad, también sé las enormes ventajas que puede conllevar solucionar esa debilidad y convertirlo en fortaleza, dispongo de los medios... etc., pues bien, ¿por qué no lo hago? ¿por qué durante tantos años no he encontrado unas pocas horas para invertir en tan importante mejora de mi persona?